23.3.06

[Queremos tanto a...]

Parecería duelo de a ver a quién se le sale más la chichi cuando canta: ya vimos a la Ely y ahora a la maravillosa Grace Jones, interpretando la canción emblemática de la Piaf, La vie en rose. Sólo por eso--no hacen falta más razones--la queremos mushisímo.

20.3.06

[¡Volver!]

La única, la inconfundible, la auténtica, la original, la que nunca debió de haber hecho otras patrañas, la Almodóvar con sus chicas: ¡Volvió!

*

Desde mi reclusión, donde me dedico a leer y escribir por completo, escucho esta canción súper boni.

12.3.06

[Despedida momentánea]

Tengo una gran carga de trabajo: varios textos pendientes (y urgentes) por escribir, una torre de libros por leer, varias cosas más en qué pensar, otras tantas que planear, etc., así que andaré fuera de circulación al menos hasta la Semana Santa. Sin embargo, prometo volver. Para los que quieran leerme, los invito a hacerlo en la revista Df por Travesias de este mes, en su sección "Viñetas" que muy atinadamente dirige mi querido David Lida y en el suplemento cultural del Milenio, Laberinto, donde he publicado una reseña sobre la poesía de Gerardo Deniz. También hay un texto mío en Replicante, y el próximo habrá más gracias a las generosas páginas que me abre Roger Villarreal, recién estrenado jalisquillo. Otros más aparecerán en Revuelta de la UDLA, que dirige el rector de esa universidad, mi entrañable hermano Pedro Ángel Palou.

Hasta entonces, pues.

[Los dineros y la cultura]

Casi olvido comentar una noticia que me entristeció (como si no hubiera habido ya muchas noticias tristes en los últimos días): El suplemento cultural de Excélsior, "Arena", ya no aparecerá cada ocho días a partir de hoy. Los nuevos dueños del periódico han considerado (in)oportuno seguirlo manteniendo. Digo que me entristeció saberlo, porque en ese suplemento publiqué mi primera nota en un medio nacional (allá por 2002) y en sus páginas seguí esribiendo habitualmente y desde hace poco una columna de reseñas sobre libros de poesía, todo ello gracias a la generosidad de su director, Miguel Barberena a quien ahora han echado vilmente.

Curiosamente, cada vez que se cierra una publicación cultural, sucede algo extraño. Por ejemplo, cuando se acabó Crónica cultural (por el mismo motivo de los dineros) todo mundo saltó y al poco tiempo, los directores del periódico tuvieron que reconciderar y Crónica cultural volvió a aparecer. Después, casi lo mismo pasó con el mítico Sábado del unomásuno: a la compra por unos patanes vino el cierre del suplemento, pero luego lo tuvieron que volver a editar aunque ya con una calidad ínfima. Por entonces, el mejor suplemento era el de El independiente, Posdata luego Frontal, y al escándalo de los dineros de Ahumada (dueño del diario) vino el cierre. El Universal, que no tenía suplemento cultural, vio la necesidad--sensata--de hacer uno y lo dejó en manos de los Verdugos que antes editaban el del periódico de Ahumada. Durante todo ese tiempo, Arena se mantuvo con penares, pero se mantuvo. Ahora, se ha anunciado su desaparición pero, creo, algún sensato habrá y Excélsior se verá en la necesidad de publicar un suplemento cultural a la altura de los tiempos que corren.


Hablando de más dineros para la prescindible cultura, en su blog, María Rivera ha posteado una carta que firmamos varios escritores en la que pedimos se regresen los dineros que se le habían retirado a la Casa del Poeta "Ramón López Velarde", por parte de la Secretaría de Cultura del GDF, que encabeza Raquel Sosa (la misma que hace un par de meses echo vilmente de su oficina a mi querido José Ángel Leyva). Además, con el peligro de la inminente victoria (según la novela de Sánchez Susarrey que ya circula bajo el sello de Planeta) de AMLO a la presidencia de este país bananero, se le exigen compromisos claros para con la cultura ahora que llegue a la grande, lo cual me parece total ment justo. Chéquenla y fírmenla uds. también.

*

Junto con la más reciente novela del gran Coetzee, Hombre lento, viene el discurso de aceptación del premio Nobel 2003, Él y su hombre. Vienen un disco, con la voz del propio autor leyéndo el texto y un librito con el discurso en su versión original en inglés y su traducción al español.

El discurso es magistral, claro, pero algo llama mi atención. En su pequeña introducción Coetzee habla de su lectura infantil de Robinson Crusoe, un libro que, dice, escribió él mismo--según dice desde sus primeras páginas--pero que después, al buscar sobre el tema en una enciclopedia infantil, aparece un señor llamado Daniel Defoe quien dice haber escrito el libro. Los dos autores de un mismo libro claro que iban a desconcertar al niño Coetzee... en fin, no me quiero meter en los vericuetos del discurso, mejor léanlo. Lo que quiero preguntar es cómo un librito que en la Inglaterra de aquél tiempo se consideró un folletín (y que incluso su autor no se atrevió a firmar con su nombre), ahora sea llevado a la más alta tribuna de las letras por un premio Nobel. Vueltas que da la vida.

Hace unos días, leyendo un libro cualquiera, me encontré con una referencia a Robinson Crusoe y me entusisamó tanto que me apresté a desenterrar y desenpolvar mi ejemplar de la novelita; entonces, alcancé a leer unas cuantas páginas y después me olvidé de él. Ahora, con la referencia de Coetzee, el Robinson Crusoe de Robinson Crusoe-Daniel Defoe, se ha unido a mi pila de libros por leer y éste en especial ya que no lo (re)leía desde hace unos 10, 11, 12 o quizá más años... ¡qué divertido es!

[Nocturno]

es el lechero que me trae
la leche por la noche
o más bien la noche que me trae
la leche de tu pecho
o es acado la gran dicha
de blandir un hacha
cuando la lucha es mucha
o la muchacha que se viste
todas las noches
con mi desdicha
no es el lechero ni la noche
mi desdicha ni tu pecho
sino la mucha dicha
de blandir un hacha
entre el muchacho y la muchacha

Jorge Eduardo Eielson, Temas y variaciones.

*

Hace unas horas, durante la presentación del segundo título de El billar de Lucrecia, Multicancha del chileno Germán Carrasco, una serie de poetas congregados allí siguieron doliéndose por la muerte de Eielson. Desde Julio Trujillo quien hizo un paréntesis en su intervención, hasta Sergio Valero, Gerardo el editor de Aldus, Hernán Bravo Varela, Rocío González y, claro, mi queridísimo Ehitel Silva quien traía una tremenda peda y estaba profundamente dolido por la pérdida, en una misma semana, de dos familiares suyos y la de su compatriota el ya tantas veces elogiado aquí, Eielson.

10.3.06

[Cuerpo enamorado]


Miro mi sexo con ternura
Toco la punta de mi cuerpo enamorado
Y no soy yo que veo sino el otro
El mismo mono milenario
Que se refleja en el remanso y ríe
Amo el espejo en que contemplo
Mi espesa barba y mi tristeza
Mis pantalones grises y la lluvia
Miro mi sexo con ternura
Mi glande puro y mis testículos
Repletos de amargura
Y no soy yo que sufre sino el otro
El mismo mono milenario
Que se refleja en el espejo y llora.

Jorge Eduardo Eielson, Noche oscura del cuerpo.

*

Gracias a todos los que han escrito doliéndose conmigo de esta gran pérdida: Amaranta, Gabriela, Myriam, César, Luis Antonio, Barry, Germán, Guillermo, et. al. En verdad me siento el viudo. Gracias.

*

El gran ensayista peruano, José Miguel Oviedo escribe en el ABC de España sobre la muerte de Eielson.

*
En la imagen: Quipos 58 B, (1966-1968), obra de Eielson.

9.3.06

[Jorge Eduardo Eielson (1924-2006)]


Confieso que lloré cuando mi amiga Rocío Cerón me dio la noticia hace menos de media hora. Pensé que la Cerona me estaba choreando. Pero no, era verdad. Entré en shock, claro. Después de unos segundos, tomé el teléfono y le llamé a Ernesto Lumbreras, el editor de Eielson en México, y él me confirmó la noticia. (Ellos dos sabían de mi profunda admiración por la obra de Eielson). Murió en Milán ayer y, suponemos, allá lo enterraran ya que odiaba profundamente su país natal: el Perú.

Hace unas semanas, el propio Lumbreras me pidió una fotocopia de la reseña que publiqué en el suplemento cultural del Milenio, "Laberinto", a finales de noviembre del año pasado, cuando iniciaba la FIL de Guadalajara. Era una reseñita sobre el libro reciente que Aldus publicó en México de Eielson: "De materia verbalis" y Lumbreras se la quería enviar a Eielson hasta Italia. Prometí darle una copia para que se la enviara a ese poeta que tanto admiro. ¡Qué honor y qué pena que me hubiera podido leer! Pero no nos esperó y ayer la Catrina se lo llevó. Hasta ahorita Google no da ninguna noticia al respecto. Eielson, me queda claro, era para unos cuantos privilegiados que le admirábamos ciégamente.

Uno de los más portentosos poetas de la lengua española de la segunda mitad del siglo XX se nos fue sin el Juan Rulfo (que debieron darle el año pasado en lugar de Segovia) y sin el Cervantes. Una tremenda injusticia.

En el historial de este blog, hay unos cuantos poemas de Eielson. Ampliamente recomendables.

Este blog, y su autor, están de luto.

*
I

existirá una máquina purísima
copia perfecta de sí misma
y tendrá mil ojos verdes
y mil labios escarlata
no servirá para nada
pero tendrá tu nombre
oh eternidad

V

porque tu cuerpo es de tierra
y mi cuerpo es de tierra
de qué sirve la tierra sin tu cuerpo
de qué sirve la tierra sin mi cuerpo
de qué sirve mi cuerpo sin tu cuerpo
y mi cuerpo y tu cuerpo de qué sirven
si tu cuerpo y mi cuerpo son de tierra
tierra más tierra nuestros hijos
tierra con redondez la tierra
y todo lo que existe sobre la tierra
tierra tierra tierra tierra

(De Mutatis mutandis)

8.3.06

[Capote y ¡Qué viva Xangó!]

¿Qué por qué prefiero Capote a Brockeback Mountain (léase: Echada allá en el cerro)? Muy fácil. Porque, antes de verla, conocía el trabajo de Philip Seymour Hoffman y eso me daba una garantía de la calidad de la peli. Porque conozco el libro de Capote y me parece magistral. Y porque el guión adaptado es, nada más ni nada menos, que del guapísimo Dan Futterman (el hijo del personaje que hace Robie Williams en La jaula de los pájaros y el protagonista de la bella película Urbania). Por otra parte, los actorsuchos me son desconocidos así como el cuento de la Proulx y, bueno, lo que dijo el adaptador al recibir su Oscar hizo que ganara puntos para conmigo.

Capote me parece excelente: ya lo he dicho, Seymour Hoffman está genial (¡tan sólo igualar esa voz!): la escena en que le da de comer al preso es estremecedora, la profunda depresión en la que se sume Capote cuando los van a ahorcar es tan creíble que se transmite al espectador y la otra escena donde se despide de ellos es para que se le paren los pelos de punta a cualquiera. Creo que la escena donde presencia el ahorcamiento, debió de ser más fuerte y, eso sí lo reclamo firmemente, debieron de hacerle manicure: no creo que Capote anduviera por la vida con esas uñas y esas manos tan asquerosas. Por eso es extraordinaria. No se la pueden perder si no la han visto (para no entrar al rebaño de borregos que van a ver la de las vaqueritas, of course).

*

¡Ay santa Bárbara bendita! ¡Xangó! ¡Xangocito! Apiádate de este pobre hijo tuyo y cúmplele esta, sólo esta te pido. Como dice la canción: ¡Qué viva Xangó!

6.3.06

[Cogiendo tras lomita o Empinándonos en el monte]

En un sentido coloquial, así tendría que llamarse en español Brockeback mountain, la película de Ang Lee basada en el cuento del mismo título de Annie Proulx. Sin embargo, aquí le pusieron Secreto en la montaña y la han promocionado con un slogan aún más cursi: “El amor también es una fuerza de la naturaleza” o algo así.

Desde el principio me negué a verla y aún cuando acometo la escritura de estas notas (un día después de los Oscar) no lo he hecho porque mi principal razón no es hablar de la película, sino de las circunstancias que rodearon su tan cacareado estreno.

Todas las expectativas que se crearon antes de su estreno, iniciaron con la obtención de varios Globos de Oro a principios del año (¿cómo premian una película que no se ha estrenado y, por lo tanto, no han visto la mayoría de la gente para opinar al respecto?), fueron creciendo con otras premiaciones que colmaron a sus creadores de estatuillas y en algunas partes (en Estados Unidos y China, principalmente) la censura se hizo presente haciéndole así más promoción hasta que le pusieron un alto en los Oscar: de ocho nominaciones la cinta sólo ganó en tres categorías (Mejor guión adaptado, Mejor música original y Mejor director).

Aquí lo importante no es si Brockeback mountain es la primera o la última cinta que aborda explícitamente el tema de la homosexualidad, importa que es la primera que goza de una gran difusión. Hay infinidad de películas con temática gay mejores o peores que Brockeback mountain (eso no lo sé porque, como he advertido, no la he visto). A ojo de buen cubero, cito las películas que tengo en DVD tal y como están acomodadas dado la temática: El lugar sin límites, Doña Herlinda y su hijo, Maurice, Head on, Satyricon, Velvet Goldmine, Hedwig and the angry inch, Sebastian, Trick, My beutiful laundrette, La virgen de los sicarios, Party Monster, El talentoso señor Ripley, Plata quemada, Pink Flamingos, Kika, Tacones lejanos, Yossi & Jagger, Elephant, Urbania, Bent, Cabaret, A home at the end of the world, Normal, Reyes o reinas, Priscila la reina del desierto, La jaula de las locas, Friends and family, entre muchas otras…

Finalmente, los Oscar me importan un cacahuate pues no garantizan, ni mucho menos, la calidad de una cinta. Pero en las masas su influencia es determinante. Así que si una cinta con contenido homosexual era por primera vez tomada tan en cuenta para premiarse, es porque había que tenerla muy en consideración (en la lógica de los wanna be’s). Sin embargo, se olvidaban que otras dos películas de la misma temática estaban nominadas al Oscar: Capote, cuya actuación magistral de Philip Seymour Hoffman le dio el premio a Mejor actor que indudablemente merecía, y Transamerica, cuya actriz protagoniza a un hombre que se cambia de sexo y que sólo se conformó con la nominación pues no ganó. Eso puede pasar en Estados Unidos y no me parecería extraño (es más, era de esperarse esa reacción pues la cinta ofendía la hombría del conservador pueblo estadounidense al homosexualizar a su estereotipo de hombre: los vaqueros—recuérdese que su presidente es uno de ellos), pero que toda esa visión parcial u obtusa rebase fronteras es en verdad preocupante.

A lo que quiero llegar es a que si una sola película fue merecedora de tanta atención, sólo es posible gracias a la ignorancia que impera en las masas. Es decir, porque no saben o no conocen (o no quieren conocer) todas esas películas que son el antecedente de Brockeback mountain sin las cuales la cinta de Ang Lee no podría haber llegado hasta donde lo hizo (si que es que llegó a algún lado). Eso nos habla ya del conformismo estremecedor que hay en la mediatizada—por no llamarle manipulable—sociedad y, en específico, en la comunidad lésbica, gay, bisexual, transexual, transgénero, travesti, asexual, intersexual, polisexual y lo que se acumule esta semana…

A la mojigata retitulación de la cinta vino, pues, su éxito taquillero basado, hay que decirlo, en un desconocimiento total de lo que ya anteriormente se ha hecho con el tema y con muchos mejores resultados creativos (y no propagandísticos).

*
A punto de postear, me enteró que el gran Philip también sale en "Happiness" y claro, nadie se acuerda o empezara a acordarse ahora que ganó el Oscar por su gran actuación de Truman Capote. Con lo cual, reitera que las feas están de moda: la gorda y amariconada le ganó a las bonitas vaqueritas. Esos son talentos y no chingaderas. Y primera vez, los del Oscar se vieron bien.

5.3.06

[De antología(s)...]

Sólo un par de notas al vuelo sobre la presentación de Un orbe más ancho ayer en la Feria del libro del Palacio de Minería.

Para empezar, hubo un cambio justo una semana antes de la presentación: Langagne canceló repentinamente y en su lugar quedó Mario Bojórquez (como puede corroborarse en mi anterior post, que es justamente la invitación). Aguinaga y Lumbreras quedaron como desde el principio.

Mientras Aguinaga leyó un texto que pasó sin pena ni gloria (bastante cantinflesco, diría yo: mucha labia pero poca sustancia), Bojórquez tiró dardos en una diana equivocada: atacó a los compiladores de El manatial latente (Tierra Adentro, 2002) no con argumentos en contra de su trabajo, sino con insultos; lo grotesco culminó con unas palmadas por parte de Bojórquez a Lumbreras, a su lado, señalándolo como uno de los perpetradores de la infamia. Si bien El manantial latente tiene sus graves deficiencias técnicas y metodológicas, Bojórquez no las hizo notar y mucho menos las ligó con el propósito de Un orbe más ancho, por lo cual el ataque fue inadecuado en lugar, espacio y tiempo (Lumbreras, antes de iniciar su intervención, lo invitó a debatir en los medios impresos lo que quisiera sobre la muestra no sin antes señalar que hay otra "corriente": la del resentimiento).

¿Cuál es el propósito de Un orbe más ancho? Sin duda, creo, cumple con la responsabilidad institucional de gastar un presupuesto. Su editora, no hace señalamientos sobre su metodología o edición y eso no le da un discurso que la sustente (de acuerdo con la precisa opinión de mi estimado Jorge Solís Arenazas ayer en el chelero brindis pos-presentación). Además, la propuesta de discurso se ve diluída por otra razón: entre el primer antologado, nacido en 1971, y el último, de 1983, hay una diferencia abismal de edades. Si bien hay otra santologías con diferencias de edades aún mayores, al menos se aclara su propósito: antología de lengua española (en los casos de Laurel y Las ínsulas extrañas), de poesía erótica, de poesía escrita por mujeres, etc... Esta no es el caso. Un orbe más ancho, según se dice en la portada, reúne a poetas jóvenes y allí puede entrar todo cuanto uno imagine.

2.3.06

[Un orbe más ancho]

Presentación de
Un orbe más ancho.
40 poetas jóvenes (1971-1983)
(UNAM/ Difusión cultural/ ediciones Punto de partida, 2005)

Presentan: Luis Vicente de Aguinaga, Ernesto Lumbreras y Mario Bojorquez
Sábado 4 de marzo, 18:00 horas,
Feria del libro del Palacio de Minería, auditorio Sotelo Prieto.

Poetas antologados en Un orbe más ancho:

Teresa Avedoy / Édgar David Medina
Armando Ayala Ochoa / Armando Ayala Ochoa
Paty Blake / Nadia Mondragón
Luis Jorge Boone / Luis Panigua Hernández
Hernán Bravo Varela / Óscar de Pablo
Víctor Cabrera / Ramón Peralta
Alí Calderón / Carlos Pineda
Raúl Carrillo Arciniega / Carlos Ramírez Vuelvas
Carlos Vicente Castro / Iván Salinas
Jair Cortés / J.A. Sánchez
Julieta Cortés / Álvaro Solís
Iván Cruz Osorio / Jorge Solís Arenazas
Luis Felipe Fabre / Zaidee Rose Stavely
Rodrigo Flores / Sergio Téllez-Pon
Hugo García Manríquez / Elman Trevizo
Inti García Santamaría / Eduardo Uribe
Maricela Guerrero / Édgar Valencia
Camila Krauss / José Vega López
José Landa / Lorena Ventura
Santiago Matías / Federico Vite

[Intravenérea]

La sífilis le hace al cuerpo
de quien coje, tal vez sin amar,
lo que el amor le hace
a quien ama, tal vez sin cojer.
(Rconocerás que una virjen,
así con jota,
ha dejado de serlo.)

Gerardo Deniz, "Enroque" en Erdera (Fondo de Cultura Económica, 2005).

1.3.06

[¡Fotos!]

Les informo, comunico, poso, pongo al tanto... que he abierto un blog donde postearé puras fotitos: www.fotosstp.blogspot.com... Espero sus commetns allá.

*

Se oye: "I want to come over", un súper rolón de la querida lesbianchona Melissa Ehteridge.