9.1.05

Libros caducos

A pesar del tan anunciado proyecto de “libros virtuales”, eso aún parece lejano y no tan fuerte como para acabar con el libro (el en sentido más estricto del vocablo). Así que no es eso lo que pone en crisis a los libros. Sé que suena absurdo pero, es cierto, los libros ya tienen fecha de caducidad. Y, ¿quiénes son los responsables? ¿Los que los escribimos? No, de ninguna manera. Son los editores. Sí, ellos son los responsables de que los libros próximamente sean un artículo que habrá que desechar.

El primer y significativo paso que dieron para que los libros se convirtieran en un artículo caduco, fue con la moda por hacer libros de bolsillo. Esa moda se inició en España y se extendió por toda la América hispánica, so pretexto: fomentar o hacer más accesible la lectura dado el bajo costo. Pronto las librerías se infestaron de esos pequeños libros que, ya en casa, ocupan mucho más espacio y son tan molestos e inútiles que uno ya no sabe donde poner.

A continuación vino otro hecho que confirmó la caducidad del libro: el papel en el que empezaron a ser impresos. Ese papel, casi revolución o periódico, carece de suficiente humedad y el papel se parte, se cuartea, diría cualquier bibliotecólogo. El pretexto: disminuir, todavía más, el costo, según creo argumentarán los editores a su favor. Pero lo que realmente creo que hacen es malbaratar la literatura.Los libros de bolsillo serán, ya no se diga ilegibles, sino meramente inconsultables en unos años porque se volverán polvo entre las manos. Y una cosa más, serán los principales productores de polillas y bichos en las bibliotecas. Tal como los periódicos de algunos años atrás, esos libros tendrán que ser “digitalizados” (para utilizar un término tan caro a la actualidad; antes se diría “pasado a microfilm”) si en un momento dado se quieren consultar. Sólo espero no ser tan alarmante.

4 comentarios:

nacho dijo...

El Titanic no se va a hundir. El telégrafo es el invento del milenio. La sífilis es un castigo divino incurable. El comunismo es la fase superior del socialismo. La clonación es impensable. El PRI es invencible. El libro jamás va a desaparecer.

¿Dónde hemos oído esto?

A huevo que el libro va a desaparecer. Es más ni siquiera va a durar 100 años más (y estoy exagerando). Saludos.

nacho dijo...

Está en marcha el proyecto un "libro" electrónico de dos páginas, portátil, adaptable, ergonómico, digital, sin cables, con luz interior (puedes leer por la noche mientras tu doncella sueña sin iluminaciones innecesarias). Puedes inserta cualquier minidisk (acepta contenidos como El Quijote, la estridencia de Huidobro, los aburridos aforismos de Luigi Amara o canciones de cuna audibles). Puedes meterle imágenes como a cualquier pc, conectarla al satélite, a internet, como una palm, un celular tiene aditamentos suficientes como para jugar al XBox, Gamecub, etcétera).
(Viene en versión con y sin miniteclado).

Los libros son los mamutes de la literatura; las enciclopedias son dinosaurios condenados a extinguirse, y ya mejor no sigo porque esto saca mucho de onda a mi último reporte médico. Saludos.

aleciux dijo...

yo creo que los libros no van a desaparecer.
creo (como ya los hay) variantes de libros, como los audiolibros, etc, pero no creo que sustituya a los libros de papal, es como decir que el "arte" conceptual o el arte digital desplazará a la pintura, esculturas y demas artes plásticas. Yo, perdón!, no lo creo.

Rinzen dijo...

Decir que los libros van a desaparecer es como decir que Porfirio Muñoz Ledo llegará a ser presidente algún día. Su versión electrónica es burda e ilegible, además de dañina para la vista ¿Ahora qué? ¿Libros multimedia? ¿El Quijote y los molinos en animaciónes FLASH? No lo creo amigo sergio, un saludo