19.7.06

[La pasión]

Hoy acabé de (re)leer en español (ya la había leido en inglés, hace dos años), la nueva novela de mi ídolo David Leavitt, El cuerpo de Jonah Boyd (Anagrama, 2006). Una novela, como él califica su actual escritura, "post-gay", justamente porque lo gay ya no aparece por ningún lado. Ahora aborda el tema del plagio literario como una tentación ante la cual los creadores no siempre toman la decisión más sensata, ética en todo caso. Una obra simplemente magistral, no se la pueden perder.

*

Soy muy pasional, esa es la verdad. Me aviento al abismo y sin paracaidas. La gente me puede ganar con muy poco; casi con nada puedo dar la vida por una persona. Eso a veces me hace dudar de mi misantropía que ya mi querido Arturo ha puesto en duda recientemente. Soy debil, soy sensible. El otro día por la mañana, después de una noche de lluvia intensa, salí por los periódicos y al regresar, un perrito de la calle estaba sentado frente a la puerta del edificio, con su cara triste y temblando, quizá tenía hambre. Eso me partió el corazón y no pude hacer nada.

*

Me acordé que en una de nuestras largas conversaciones durante mi reciente visita a Mty, Gerardo me recordó los diarios del genial Kieth Haring que hoy saqué del librero donde tengo toda la literatura queer. Allí me encontré con esta sentencia que Haring soltó en su último año de vida (poco después morirá de Sida):

"Me ciega la pasión y estoy dispuesto a crear lo que no existe".

3 comentarios:

adorable esparraguito dijo...

Amors, ya sé que te la cago mucho con eso de la misantropía; pero te entiendo, sabes. Yo tengo corazón de pollo, ves, y por eso soy misántropo. Porque entre más trato a la gente más me siento como en un circo: yo, por supuesto, soy la trapecista; la gente, las butacas abandonadas.

La ninfa vouyerista dijo...

Pues también soy parte del gremio de queers declarados, además de ser recolectora compulsiva de gatos callejeros.

Prometo regresar, me quedé con ganas de leer el resto de los posts.

Saluditos!

Medeo Mandarino dijo...

Ay querido...
Siempre supe que eras mantequilla y te derrites al calor humano...