31.1.07

[Dos premios literarios: el Villaurrutia y el Aguascalientes]

Bien, ha sido un día muy agitado, bastante estresante pero apenas reviso mi blog me encuentro con 15 comments denostativos de mi, a su vez, comentario sobre el premio Aguascalientes otorgado a Mario Bojórquez. No me retracto de lo dicho, de ninguna manera, amplío entonces mis comentarios. (¿Por qué un par de líneas levantan tanta ámpula, vieron ya lo que María Rivera escribió en su blog al respecto, entonces por qué a ella no van y la joden a su lugar --porque obvio saben con quien se meten, pero como aquí tenemos al inocuo del Téllez-Pon pues hay que darle hasta con la cazuela--?)

Sin embargo, no pienso ir opinando sobre todos y cada uno de los comentarios. Diré lo mismo: la presencia de un señor como Bojórquez me es desagradable (lo siento, pero así es, no soy exquisito ni dandy pero al menos un poeta que se supone leido y educado no debería comportarse y hablar como hablan en el barrio: decir esto no me parece que sea ofensa) y su mala saña quedó evidenciada en un acto público del cual quedó muy mal parado: sí, estoy hablando de la presentación de "Un orbe más ancho" en la pasada Feria del Libro de Minería donde, sin ningún tacto, Bojórquez escupió su resentimiento y hubo de salir disparado del recinto. Fue entonces cuando se le invitó a debatir con altura en las distintas publicaciones que existen, lo mismo que Alí Calderón pide ahora: ha pasado un año y no lo han hecho. En cambio, Pablo Molinet escribe un libelo contra Lumbreras en Alforja y eso sí los enorgullece. Creo que a Calderón también le enorgullece haber metido a todos sus alumnos a la antología de poetas de la década de 1980 publicada en el número 37 de Alforja, una selección por lo demás insustancial, parcial y con textos de presentación lamentables, ¿entonces de qué nivel estamos hablando, qué nivel de debate exijen Jair Cortés y Calderón?

Por lo demás, el clientelismo también se da en altas esferas: fue Christopher Domínguez Michael quien le dio el premio Paz a Segovia y luego le dio el Juan Rulfo cuando fue jurado de ese premio, lo que a la postre causó el escándalo por el nombre del premio con la familia Rulfo. Ahora vuelve a ser él quien se le dé el Xavier Villaurruta a uno de su círculo, un escritor menor, pinochetista y seudofilósofo como Alejandro Rossi. No bien inicia el prometedor año 2007 y ya vemos que la vidita literaria no se prometió para este años dejar de lado sus rencores y sinsabores. Allá ellos, yo me refugio en mi biblioteca a hacer lo que más me gusta: leer.

Sin duda el premio Aguascalientes otorgado a María Rivera sucitó suspicacias pues uno de los jurados fue su amigo Eduardo Hurtado. Eso quedó anulado cuando pudimos leer "Hay batallas", un libro de una calidad literaria indiscutible de un trabajo sólido de años: así lo hice saber en su momento cuando reseñé el libro en el suplemento "Laberinto" de Milenio diario: un acto de crítica literaria. En cambio, no son muchas las esperanzas que tengo del libro de Bojórquez, lo que le he leído me parece que deja mucho que desear: no hay prejuicios ni menosprecios, simplemente una lectura honesta y transparente. Esperemos a leer el libro de Bojórquez cuando aparezca bajo el sello de Joaquín Mortiz, sólo entonces opinemos, hoy persiste la duda: ¿será otra monserga como "Boxers", de Dana Gelinas, o un portento como "Hábitos de la ceniza", de Jorge Fernández Granados? Pronto lo sabremos.

Finalmente, las aluciones a mi sexualidad me tienen sin cuidado porque estoy orgulloso de ser lo que soy: eso me ha llevado a hacer tanto por esta sociedad en distintos campos--como no lo han hecho muchos-- que estoy muy tranquilo conmigo mismo y con mi trabajo; si algunos no les gusta mi escritura no lo lamento, no escribo para todos ni mucho menos para las masas. Mi vida sexual, en cambio, les debe importar poco a mis agresores: lo que yo haga o deje de hacer en mi cama es cosa que no les incumbe. Como tampoco les debe importar la sexualidad y el ejercicio de la misma o las características físicas de las personas a quienes nombran y ligan a base de acostones o se escudan bajo sus nombres para venir a agredir, algunas de esas personas son gentes respetuosas, responsables y artistas que no merecen ser ofendidos de esa manera. Por tanto les exijo que den la cara y que escupan siquiera una disculpa pública.

1 comentario:

R. L. dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.