6.8.06

[Más política electorera]

Bien, ya que consideran tanto lo que aquí vierto como una firme posición radical e irreverente, dejaré de lado todo eso, y me pondré serio para hablar de la resolución del TRIFE dada a conocer ayer.

Fue un gran revés para AMLO, sin duda. No prosperó su propuesta del voto por voto (aunque yo estaba en favor sólo para que ya se callará la boca y dejara de proferir incoherencias peores que las mías), sólo se volverán a contar los votos en poco más de mil casillas, donde los resultados sean evidentemente anormales (en cada casilla votamos 750 personas, si hay, por ejemplo, 876 votos o 950 o incluso 751 votos se abrirán los paquetes electorales y se volverán a contar los votos). Así que AMLO no se quedará callado: intransigente como es, en esa postura iracunda de mesianismo, dirá--si no es que ya lo dijo--que el fraude sigue, que hubo datos chuecos, que el IFE es corrupto, que Ugalde es un tal por cual, etcétera ad infinitum.

(Ugalde no es el IFE y aunque, como me dijo un amigo anoche que según dijo una consejera que el IFE es un portaviones tripulado por un personas de un pesquero, creo que eso no desacredita del todo a una institución de ciudadanos: por eso firmé la carta que redactó Woldenberg--aunque mi firma no apareció en el desplegado porque la envié tarde--, donde se decía que una elección ejecutada por los ciudadanos ciertamente tendría errores pero nunca sería un fraude).

A pesar de todo eso AMLO perdió. Para nuestra desgracia Calderón será presidente de este país bananero, electorero, argüendero... Aún así Calderón no es el presidente elegido mayoritariamente por los mexicanos: si sumamos los votos que obtuvo AMLO, con los del PRI y los que votamos por Mercado, somos mayoría los que no votamos por él. Incluso AMLO se vería en el mismo escenario (aunque a éste señor le valdría madre eso y gobernaría a su antojo, sin tomar en cuenta a todos eso que no votamos por él y que somos, como ya dije, más que aquellos que sí votaron por el: el norte panista y el centro y su perredista). Calderón tendrá que hacer que su gobierno de coalición funcione como tal, de otra manera la ingobernabilidad tan de Fox volverá a implantarse.

Finalmente esta ciudad es un desmadre, el Centro un muladar, Reforma intransitable y, por si fuera poco, la lluvia constante contribuye a darle ese aspecto tan apocalíptico que la caracteriza.

3 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Es preocupante lo que sucede en Mèxico.

Un abrazo de este escritor en Madrid.

Josué Barrera dijo...

Creo que plantarse en Reforma está perjudicando a AMLO. Conocemos bien que este tipo mueve masas y que tiene un poder de convocatoria mayor que Calderón, sin embargo esa medida no fue la mejor estrategia.
Espero que la situación no se complique.

mario zepeda dijo...

me gusta cómo piensas. viste por cierto el texto de rafael lemus contra lopez obrador y los intelectuales en confabulario?