24.7.06

[La disculpa (pública a Myriam Moscona)]

Muchas opiniones se han sucitado con mi irracional comentario sobre lo que justo ahora sucede en Medio Oriente, pero una en especial me importa, la que Myriam Moscona haya interpretado de eso. A ella y a las personas que haya ofendido va este mail que me atrevo a hacer público.

Myriam querida, una enorme y sincera disculpa, no es nada serio, creo yo [quise decir que no fuera algo que no pudiera explicarse y solucionarse de una manera decente]: una es la persona pública (rabiosa, maldiciente, que patalea, que dice estupideces por soltarlas) que pretendo crearme [como todas las personas públicas se la crean] y otra muy distinta la que conoces, la que no pretende nada en esta mísera vida, la que te admira y quiere, fuera de todo dogmatismo o creencia. Yo sé que de alguna manera eres judía (es decir, porque lo eres aunque no lo practiques) pero evidentemente no fue nada personal, ni contra ti ni contra otro judío (ni siquiera contra el que no me encontré en la calle y sin embargo dije que sí me encontré y quise escupir; ¿cómo me lo voy a encontrar si en las semanas que llevo aquí de regreso de mty prácticamente no he salido de mi casa?). Hay, desde luego, judíos israelíes que están en contra de la guerra, es más, decir israelíes no es nombrar a los que ahora atacan ferozmente a otro pueblo, su pueblo vecino; esos son los israelíes valiosos los que han construido un gran país, fuera de los dogmatismos que tanto prevalecen en esa zona del mundo. Por otra parte, es difícil tener una opinión no invadida por la pasión en estas circunstancias, uno no puede ponerse del lado de ninguno de los dos bandos: el dogmatismo que lleva a una posición radical e intransigente por parte de Hizbolla y la soberbia con la que utilizan su armamento de punta contra civiles de su país vecino como lo hace el Estado Israelí (para diferenciarlo de sus habitantes). Esto es lo que realmente pienso y no aquello que publiqué, leiste y reenviaste (algo sencillamente simplista, que reduce todo a una lógica primaria de estupidez, la misma estupidez con la que reacciona la humanidad; por eso quiso ser un antídoto de su propio chocolate). Te ruego una sincera disculpa desde lo más profundo de mi corazón y el reestablecimiento irrestricto de nuestra amistad. Muchos abrazos y muchos besos,

Sergio.

3 comentarios:

Ismael Lares dijo...

SNIF!! y no de coke

Medeo Mandarino dijo...

Por eso, lo mismo hay que ver Shoah que Paradise Now

Sergio dijo...

yeah, paradise now no me gust+o mucho, pero qué tal el docu del mexicano, ¿cómo se llamaba? el de los niños´judios, palestinos e israelies (el que mejor se ve es el palestino, qué lindo y los hermanos israelies que son hermanos y juegan al ¿beisball? ¡ay mi fucking memoria!)... luego, Jossi y Jagger, básica pal gremio, y más recientemente la bellísima Walk on water del mismo director... besos cinéfilos...

stp