31.10.07

[Algo sobre la WPP]

Iba a hablar largo y tendido sobre la World Press Photo, que estuvo este mes en el Franz Mayer, y que casi se me va porque no me había percatado que ya era tiempo de que llegara a nuestra ciudad. Pero bueno, no hay tiempo para escribir todo mi choro. Sólo diré un par de cosas.

1) Que aunque es una de mis exposiciones favoritas y más esperadas, ya estoy curado en salud: ya no me espanta, ya no me sorprende, ya no me indigna. Porque si bien es una exposición de fotoperiodismo que registra los desastres de la humanidad (empezando por el bombardeo de el estado sionista de Israel, ¡maldito! ¡viva Palestina!, a Líbano), es la misma miseria humana la que ya no me sorprende. Devastaciones, incendios, saqueos, torturas, corrupción, egolatrías, hambrunas y un sin fin de minucias de las que sólo la humanidad es capaz. La mejor parte es la que ofrece la naturaleza: en apenas unas cuantas fotografías--no más de diez--queda claro que el espectáculo de Natura es infinito y siempre sorpresivo (si no, vean la foto del lobo marino que mata a pingüinos para ofrecérselos al fotógrafo que capturaba la escena, y qué decir de los icebergs azules con una marcha de pingüinos y...)

y 2) ya no sé qué era. Da igual.

Si se la perdieron, ni modo.

*

Me siento como un adolescente de 15 años que se enamora por primera vez, con esa misma euforia, con esa misma inocencia.

*

Él es todo lo que Yo no puedo ser.

24.10.07

[Publicar por publicar]

Aunque hace un tiempo me ilusionaba mucho tener un librito mío, escrito y editado por mí, esa idea, creo, se fue extinguiendo con los múltiples compromisos, y aunque no he descartado que ese día llegará, lo cierto es que no es apremiante y puede ser cualquier día del tiempo, incluso si yo ya no vivo para verlo.

Es así como hace un tiempo me pidieron un libro para una editorial española, dije que sí pero que primero tenía que terminarlo. Luego, el editor se fue de esa editorial y fundó su sello y volvió a invitarme, y volví a decirle que sí pero que el libro no estaba terminado, de hecho, sigue sin ser finalizado. De eso hace ya dos años.

Recién volvieron a pedirme otro libro para una editorial del estado y volví de denegar la invitación por la simple y sencilla razón de que ¡no tengo nada terminado! Todo por estar escribiendo reseñas, columnas y por leer mucho --lo que más me gusta del caso-- no he podido darme tiempo de terminar al menos una cosa de las tantas que tengo allí guardadas en el disco duro de mi compu. Y esos dos episodios me han hecho sentir bien porque, a diferencia de otros (¡de muchos!, debería decir), esos otros que seguramente hubieran sacado el manuscrito del brazo y en ese instante, yo pude y debí decir no. No. (Algo de lo que me acusaba un Anónimo en el blog de las afinidades electivas es que tenía una gran currículum pero no un solo libro, a lo cual no le encuentro lógica alguna, ¿debería publicar cualquier porquería con tal de tener un libro? ¡Jamás!)

Pero ahora no pude decir que no, porque prácticamente me sentí amenazado (sí, tía, aunque lo leas): amenazado, intimidado, cuasi obligado. Y la verdad es que está bien, porque también otras personas tienen que ejercer presión para que uno concluya con esos trabajos. Y además porque la propuesta es muy generosa, muy tentadora y porque prácticamente tallerearé el libraco que vaya a publicar.

Ahora el problemas es ese, porque no me decido: mi novela histórica, obvio, requiere de mucha investigación y de mucho trabajo, cosa que es casi un lujo y que no me puedo dar. La nueva noveleta empezó como un divertimento, pero me va gustando, además porque, como me dijo mi madre literaria caminando por la Zona Rosa, uno debe concluir las cosas aunque no le gusten, sólo por el simple hecho de terminarlas y cerrar eso. Así que bueno, sigo escribiendo, dos cuartilas diarias, de lunes a viernes, y revisar lo escrito el fin de semana. A ese paso llegaré pronto a las 90 páginas previstas. Esta idea me gusta más, pero... ¡preferiría el libro de ensayos! El ensayo es mi género favorito (¿o la poesía? ¡ay qué dilema!) o al menos donde me siento más cómodo, más libre, más yo (sí, peleonero, visceral, donde puedo decir lo que se me antoje la gana aunque a muchos les molesten mis opiniones--tanto les molesta que siguen viniendo a mi blog a leer mis cosas: no es necesario, neta, váyanse a vivir su vida hipocritona y déjenme en paz--, y eso que nunca he dicho cosas en su contra, así que no sé de qué se quejan. Alguno que otro sabrá a qué me refiero, o no Juan?). ¿Y entonces por qué no el de poesía? No, el de poesía no puede ser, ese lo tengo que trabajar lento, a mi ritmo, en mi intimidad. Creo que ese sí no.

En fin, ahora el dilema está en qué género publicar. Debo pensar más. Seguiré consultando con la almohada. Al menos me entusiasma la idea, y más, que lo trabajaré con mi tía literaria, ¡qué honor y que orgullo!

19.10.07

[Stellet Licht]



Ayer vi Stellet Licht/Luz silenciosa, de Carlos Reygadas. La verdad es que toda la semana estuvo muy nervioso de saber que la vería en una función especial en la que terminada la cinta podríamos charlar con su creador. Y no sé por qué. Quizá también es que estaba ansioso por ver la peli que sabía, era un orgasmo múltiple.

Luego de quedar con C., que llegó tarde, corrimos a la Cineteca. La peli había iniciado y, a diferencia de otras veces, en las que soy muy exigente para sentarme en el lugar correcto para verla y apreciarla en todo su esplendor, ahora escogí el primer lugar que estuviera libre con tal de verla ya.

¿Qué puedo decir? Me encantó, me fascinó, es de una belleza sublime. J., esta misma semana me decía algo en contra de Reygadas, yo le dije que sabía muy bien que Reygadas no era cineasta, no de profesión, al menos, pero sí de vocación, pero que sólo me conformaba con ver sus películas, nunca había leido una entrevista con él en la que, según J., hacía alarde de sus logros, de negar sus influencias, etc... Hoy, contrario a eso, leí la entrevista que Fernanda Solórzano le hizo a Reygadas en Letras Libres. Es una entrevista interesante en la que Reygadas confirma sus ideas fijas con respecto al cine (desdeña, por ejemplo, nada más ni nada menos que a ¡Hitchcock!), por lo demás, coincido totalmente con él. Anoche, luego de la función, ante los comentarios y las preguntas, dijo algo parecido: siempre trabajara con personas que no sean actores porque él quiere que las personas transmitan los sentimientos de personas y no de personajes.

Otra cosa que le recriminan, es que dejó los diálogos en Plautdiestsch, la lengua de los menonitas, para luego subtitularla y eso lo han tomado como un gesto de mamonería. No me lo parece. Simplemente, creo, es algo que debió mantener para que la historia tuviera más credibilidad, fuera más verosímil. Si estuviera hablada en español, que la mayoría de los menonitas no habla, sonaría falsa. Yo le confesé mi admiración, me declaré públicamente su fan y gracias a ello, al final, una de las chicas de la distribuidora, supongo, me dio un póster, que luego Reygadas me firmó.

Muchos le recriminaron sus escenas tan largas, sus tomas de contemplación ¡cómo se atrevían! Me puse furioso, es como si a un novelista le preguntaran por qué utiliza estos recursos narrativos y que acabara contando la historia de su libro. ¡Qué cosa tan más tonta! La toma, luego de que los niños están chapuseando en el ojo de agua, que se posa sobre una flor violeta, hasta acercársele lo suficiente, es de una belleza orgiástica, lo mismo cuando padre e hijo salen del establo, a la nieve, la cámara da un paso adelante y torna hasta volverlos a meter a cuadro, y así con el inicio y con el final, majestuosos, ejemplares, sublimes.

Reygadas es de los pocos grandes creadores jóvenes del cine mexicano actual, al lado de Vargas y Julián Hernández.

No se pueden perder Stellet licht/Luz silenciosa, yo la veré todas las veces que pueda mientras esté en cartelera.

18.10.07

15.10.07

Inviteichón. Doble función

Anodis.com a través de su división editorial, Quimera ediciones ,
Producciones Caimito y Corporativo Cabaretito
tienen el gusto de invitarle a la


Doble función de Luis Zapata:


estreno del documental
Angélica María frente al mar
(Dir. José Dimayuga y Luis Zapata, 2007)


con la presencia de la primera actriz

Angélica María



y presentación de la novela
La historia de siempre
(Quimera, 2007)

presentan:
Michael K. Schuessler
Sergio Téllez-Pon
y el autor.

Maestro de ceremonias: Tito Vasconcelos.

Martes 16 de octubre, 20 hrs.
Contempo cinema,
Londres 161, 1er. Piso, Zona Rosa.

12.10.07

[El Nobel de literatura]

A estas alturas ya todo mundo sabe que Doris Lessing es la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2007. Me entero de todo por el blog de Iván Thays que, para quienes no tenemos mucho tiempo para leer todo, hace las veces de un resumen ejecutivo de todo lo que sucede en el ambientillo literario de todo el mundo.

Así que no abundaré mucho, sólo diré un par de cosas que llaman mi atención: para empezar, la gran expectación que año tras año suscita el premio, esto ha llegado a un grado tal que es realmente impresionante pues emula más a una campaña mercadológica de un producto muy ansiado y esperado que a un premio literario (tomando en cuenta que la literatura, según se dice y se repite, nunca interesa a más de un puñado). Lamento que el propio Thays caiga en este juego tan insultante.

Luego, ¿por qué tanto escándalo por el Nobel de Literatura? ¿Por qué ese afán por presumir "lo dije yo primero" o "yo le atiné"? Esto último es totalmente impredecible, nadie puede asegurar nada, nadie tiene certezas de nada. Finalmente, como lo dice la propia Lessing, ella que ha ganado todos los premios habidos y por haber en Europa, este es "el premio más glamouroso, porque todo el mundo lo conoce, pero esto no quiere decir que sea el mejor".

En las declaraciones que Thays pepena, hay un par que llaman mi atención porque se dirigen directamente contra Elfriede Jelinek, al decir que ella desprestigió el premio y que ahora empieza su reivindicación premiando a grandes con grandes obras. Nada más falso y estúpido. Si se otorgó un premio por entero político a Orham Pamuk, ¿por qué no, y por la misma razón a Jelinek? Pero no sólo por eso, la de Jelinek es una literatura apabullante, enteramente humana, de un lenguaje devastador, riquísima ideológica, lingüística y literariamente. Jelinek le dio un prestigio a un premio que ha premiado a bodrios como Jacinto Benavente, Camilo José Cela, Octavio Paz o Gao Xingjian. Sólo Jelinek, y acaso Susan Sontag, son tan valientes para decir lo que nadie dice en estos tiempos de hipocrecia y de todo lo políticamente correcto. (Léase, si no, ese libro genial, maravilloso y shokeante llamado Bambilandia.)

Otra cosa que reclaman es la falta de mujeres premiadas con el Nobel. Recuerdo a Eve Gil haciendo su recuento de mujeres y, si mal no recuerdo, contando a Lessing, llegan a 10. Esto es igual de absurdo como pensar que el Nobel debe fluctuar por regiones o por lenguas, que si este año lo ganó un asiático en lengua portuguesa el próximo deba ganarlo un colombiano en lengua alemana, o que ya van dos seguidos en inglés (Pinter y ahora Lessing) y que por eso ya no se lo pueden dar a Roth quien, sin embargo, lo merece porque USA lleva 12 años sin recibirlo.

Pero quizá la más absurda de las declaraciones, la más tonta e inverrosímil, sin duda, es la de Harold Bloom, ¡faltaba más! Dice que fue una decisión "pure political correctness"... ¡lo dice él que es el padre del conservadurismo en la crítica! ¡la crítica canónica objetando lo que es políticamente correcto! ¡Qué bárbaro!, esta vez no se midió.

Finalmente, bajo este ambiente de efervensencia por el Nobel, apareció el número de octubre de Letr[in]as Libres dedicado por entero a Vargas Llosa, ¿en verdad creían que iba a ganar el Nobel? (Si no, de qué otra manera justifican el número monográfico).

Bueno, las feminazis estarán felices con Doris Lessing como premio Nobel de Literatura 2007.

6.10.07

Primer día de rodaje

Han llegado los actores, inicio segundo día de rodaje, luego les cuento del primer día.

4.10.07

[Última mesa de "Editores de alto riesgo"]

Ciclo Editores de alto riesgo
dentro de los Jueves literarios de la Casa Refugio
Participan:
Marcial Fernández, Ficticia
Santiago Matías, Bonobos
Luigi Amara, La Tumbona
Édgar Krauss, Revista K
Modera: Sergio Téllez-Pon
Jueves 3 de octubre, 19 hrs.
Casa Refugio Citlaltépetl
Citlaltépetl 25, Condesa.